lunes, 30 de noviembre de 2015

Reseña de LOS WACHOS en Tiempo Argentino


TIEMPO ARGENTINO | 30/11/2015
por Juan Pablo Cinelli 


Link a nota completa: ACA

Los Wachos: los grandes temas literarios también viven en el barrio

El libro del joven narrador, poeta y periodista Walter Lezcano reúne nueve potentes relatos suburbanos. Colaborador del suplemento Cultura de Tiempo, también dirige Mancha de Aceite, una editorial independiente.

La literatura debe ser siempre una pregunta. Una pregunta respecto del hombre (la humanidad) y del mundo. Parafraseando la obra de don Ernesto: Uno y el Universo. Se acostumbra decir que toda la producción literaria, de La Ilíada para acá, puede resumirse en un vademécum temático para el cual sobran los dedos de una mano: la vida, la muerte y el amor. Después está la habilidad de cada autor para disimular ese fondo; la imaginación para hacernos creer que hay más: pasiones, aventuras, monstruos, futuros para distraernos de la realidad pero sin salir nunca de ella y sin dejar de indagar en el vínculo entre la materia humana y su lugar dentro de ese caos paradójico que es el cosmos. La labor del escritor consiste en encontrar el mejor lugar para echarle una mirada a todo eso; el punto de vista que le permita hacerse las preguntas correctas. Quizás arriesgar alguna respuesta posible y, sobre todo, encontrar nuevas preguntas.
Un escritor como Walter Lezcano, por ejemplo, no necesita de la grandilocuencia de los “grandes temas” para indagar acerca de la cuestión humana. Y, mucho más importante, consigue hacerlo con un estilo que no teme tomar distancia de los prejuicios de lo que se supone debería ser una lengua literaria.
Lezcano cuenta historias de barrio, en apariencia limitadas a las 15 o 20 manzanas en las que transcurren las vidas de sus personajes; y sin embargo en ellos también habita la materia trascendente de la buena literatura.
Se trata, antes de hablar acerca de lo que escribe, de uno de los autores más prolíficos de las generaciones más jóvenes de la literatura argentina. Poeta, narrador y periodista (oficio que debería ser revalorizado desde que Svetlana Alexievich recibiera este año el Premio Nobel de Literatura), Lezcano ha publicado a través de diferentes editoriales casi una decena de libros en apenas cuatro años.
Poesía, novelas y cuentos son los territorios por los que este correntino que no llega a los 40 deambula como si fueran, justamente, las calles de su barrio.
Su último libro es Los Wachos, un volumen de relatos editado por la editorial Conejos. En sus páginas, Lezcano da cuenta de escenarios en los que la realidad y la fantasía se encuentran separadas por un espacio muy reducido. Un realismo mágico bastardo donde lo fabuloso reside en la maravillosa facultad de sus personajes de encontrar el Aleph ahí donde todos los demás solamente son (somos) capaces de ver mugre.
Un pibe que está enamorado de Jada Fire, una pornostar negra “con pezones como discos de vinilo” a quien le escribe una carta declarándole su amor con la esperanza de ser correspondido. ¿Qué amor más imposible y trágico que ese? O aquel otro al que su novia abandona por infiel y que termina enterándose de que la nueva pareja de ella es un camerunés que vende anillos en la calle. ¿Qué versión más despiadada de Otelo es posible imaginar que esta, en la que el negro es el otro y el protagonista se vuelve loco imaginando que la mujer que ama en realidad lo dejó por un pene más grande? ¿O qué forma más efectiva hay de retratar la vida y la muerte que contar la historia de un hombre que recibe un mensaje del hermanastro que lo fajaba cuando eran chicos, que después de muchos años lo invita a volver a verse?
La prosa de Walter Lezcano –pero también su poesía– aparenta tener la liviandad de la charla de los pibes que viajan en el furgón del tren mientras se fuman un porro o de los que toman vino en cajita en el cordón de la vereda frente a un kiosquito del Conurbano. Sin embargo no hay nada de ligero en su literatura. Por el contrario, sus textos están cargados con la potencia de una mirada que es capaz de reconocer y transcribir el drama de la vida suburbana. En ellos se revela la condición humana en su forma esencial, donde la vida, la muerte y el amor no se encuentran distorsionados por los filtros de la educación y la cultura psicoanalizada de las clases medias y altas, sino que son atravesados a cara descubierta, a corazón abierto.
Los personajes de Lezcano transitan la pasión con una naturalidad bárbara que es imposible, inimaginable en los personajes de, por ejemplo, Adolfo Bioy Casares, habitados siempre por el doble filo de la civilización.
Si a algo habilitan los cuentos de Los Wachos (que son nueve, como los del famoso libro de relatos de J. D. Salinger) es a revisar una vez más la validez del díptico sarmientino. A preguntarse si la verdadera barbarie no habita hoy (y si tal vez lo hizo siempre) en la frialdad impersonal del mundo civilizado, tan diferente de la calidez atropellada de estos wachitos de barrio. «



Escribir y también editar



Walter Lezcano nació en la ciudad correntina de Goya, en 1979. Es poeta, narrador, periodista, docente de Literatura en escuelas secundarias y editor del sello independiente Mancha de Aceite.
Como periodista ha escrito y escribe para diferentes medios, entre ellos las revistas Crisis, Brando, Rolling Stone y Ñ, y el suplemento Radar del diario Página/12. También colabora todas las semanas con el suplemento Cultura de Tiempo.
Entre los libros que ha publicado se encuentran Los mantenidos (2011), Tirando los perros (2012), 23 patadas en la cabeza, Calle (2013) y El condensador de flujo (2015)